Entre paredes; si, es a veces como nos encontramos en nuestra profesión. Nosotros diseñamos y construimos, me gustaría explicarme…
Nuestro trabajo este año
Soy interiorista y empecé este escrito en plural, ¿por qué?
Desde mi mismo sería incapaz de proyectar y construir todo lo que hemos realizado este medio año, aunque sea el generador y creativo inicial de los proyectos de interiorismo que se han realizado en el estudio, hay un equipo técnico y humano detrás, formándose, debo decir, que consigue dinamizar ese despegue de ilusiones y metas para llegar a alcanzar, a veces, objetivos difíciles. Por lo tanto me dirigiré a mí mismo, a partir de esta, en plural.
Nuestro objetivo es diseñar y construir el hogar de nuestros clientes, donde sabemos vivirán y sembrarán sus proyectos desde un lugar confortable, espacios llenos de ilusión y rincones especiales. Las dosis de humor, para realizar, por todos los medios un trabajo bien hecho, requiere de esfuerzos sumados, debo reconocer, en los tiempos de la prisa y las falsas comparaciones. Construir, con limpieza, orden y alegría de saber, que estamos invitados por confianza en sus hogares, es nuestro credo.
La inercia que se ha generado en algunos de nuestros trabajos, donde se quiere ante todo satisfacer las expectativas y necesidades de nuestro cliente, genera a veces tensiones y falsas mediciones y como entre paredes anda el juego, nos interesaría explicarnos.
3 proyectos han definido mayoritariamente la dinámica de trabajo de este año, un dúplex, una cocina arquitectónica y un piso con terraza. Estos tres, han tenido un denominador común escondido por el momento, además de mucha ilusión en el diseño presentado un precio ajustado a cada necesidad y un gran ingreso de confianza sobre mi persona y consecuentemente sobre las gentes que forman esta empresa, Solucions Interiorisme.
En fin, la sensación y las quejas recogidas:
Algo no acabo de cuajar en la alegría de este denominador común que relaciona entre si a estos tres trabajos. Después de unas líneas más, a veces, necesarias, impuestas o no, para respirar, sentir y tomar perspectiva en el tiempo, lo diré sin más dilación, lo que genero el conflicto es:
El tiempo para la realización:
Para empezar debo decir que son proyectos realizados desde un lugar, tal vez suene extraño en los tiempos que corren, o cursi si se mira desde el no sentir, o gratuito si se piensa en la pérdida del tiempo. Ese lugar es nuestro corazón, no solo nos define la ganancia material, necesaria por ende y bien recibida en los tiempos que corren de falta de trabajo, si no la certeza de que nuestro trabajo bien hecho, solo puede generar una cosa, buenas vibraciones, buen rollo, alegría y bien estar, lo material cambiara de manos, es así, las sensaciones no.
Para nosotros hay un todo que lo define. Entre paredes anda el juego y ahora es un buen momento, ¿qué te parece? Podemos mejorar un material, podemos modificar una distribución, añadimos unos gramos más de ilusión, cambiamos el color de un dormitorio o escuchamos una nueva petición para que el calor no suprima el confort, se escuchan las peticiones, se generan nuevos proyectos sobre los YA definidos. Se respira, se propone, se entregan nuevos presupuestos, se discuten, se pactan, se definen, se ejecutan se sienten y vuelta a empezar, si para ello, se consigue algo importante hoy en día, una idea cierta de que lo invertido vale la pena.
Pediros perdón, por reflejar, tal vez, falsos ídolos, pero no confundamos la prisa sin pausa que pausar para ir deprisa. No es lo mismo. Muchos factores lo forman… Que supone mejorar elementos escondidos con ciertos defectos estructurales, que supone cambiar el diseño de una cocina, que supone cambiar el diseño de unas habitaciones juveniles, que supone cambiar un pavimento por otro o en fortalecer un forjado para colgar una isla, llena de puertas, estantes y vajillas pesadas, buscar un mármol perdido, o añadir más espacio al espacio… si es más caro también hay que añadir más tiempo, más trabajo, más esfuerzo, más compromiso, pero sobre todo más satisfacción de saber que aunque dure más es lo que quiero y deseo.
En este periodo se han realizado proyectos en 20 días en 30 días, sin movimientos, sin cambios, sin sorpresas… no es vuestro caso.
Por ello enviamos un mensaje, todo se puede mejorar, todo se puede hacer de otra manera, todo puede ser distinto a lo que es, pero todo es como es y todo necesita tiempo para hacerse y solo cuenta ante todo… EL JUEGO ENTRE PAREDES
Os deseamos unas vidas maravillosas en vuestros hogares diseñados y construidos por Solucions Interiorisme

Víctor Roura Batllori